CASO REAL: ARDE SU CASA Y SU SEGURO LE QUIERE ARRUINAR

CASO REAL: ARDE SU CASA Y SU SEGURO LE QUIERE ARRUINAR

Lamentablemente, cada día se suceden accidentes y éstos ocasionan no sólo daños materiales, también quebraderos de cabeza difíciles de solucionar.

La solución más práctica aparentemente es tener un seguro de hogar que se ocupe de reparar los daños, como en este caso que vamos a relatar. Sin embargo, en ocasiones este hecho incrementa la sensación de desamparo de los damnificados.

La historia real de “Manuel”

En este caso, totalmente real, a nuestro cliente, Manuel (nombre ficticio), le arde su vivienda.

El incendio afecta a la planta baja y a la primera planta de su vivienda unifamiliar. Una vez extinguido el fuego, “Manuel” dá parte al seguro que tiene contratado.

Posteriormente, se persona en su hogar el perito de la aseguradora, así como una empresa de limpieza y unos reparadores.

El asegurado preocupado por los múltiples daños existentes, pregunta a la empresa remitida por la aseguradora por cómo van reparar los daños, tanto los evidentes como los no visibles, esto es: conductos internos, instalación eléctrica, tuberías de pvc, etc…

A pesar de su preocupación, a “Manuel” no sólo nunca le dan una explicación clara, pues le indican que es una decisión que estima el perito. Además se ha percatado de que las escaleras de su vivienda no van ser sustituidas, sino simplemente acondicionadas (concretamente, “limpiadas porque perdieron un poco de color”) .

Solicitar el informe pericial por escrito, un imprescindible.

Como no le facilitan una solución a sus requerimientos, “Manuel” contacta con nosotros. Lo primero que le indicamos es que solicite por escrito el informe pericial, cosa que su aseguradora NUNCA FACILITA.

Finalmente, se hace necesario tomar las riendas del asunto, y se decide no autorizar la reparación por la empresa remitida por la aseguradora, sino por empresas que respondan ante el propietario.

La aseguradora se niega a pagar los presupuestos aportados por las empresas elegidas por el asegurado. Es por ello que finalmente tuvo que dictaminar un juez la acreditación de los daños reales correspondientes al incendio, ascendiendo éstos a más del doble de lo que la aseguradora quería aportar.

Conocer bien las cláusulas de nuestros seguros contratados, los derechos y obligaciones como asegurados es una tarea no fácil, pero ¡Compensator te puede ayudar!