¿Cuándo aplicar la cobertura por daños estéticos?

¿Cuándo aplicar la cobertura por daños estéticos?

Una inundación provoca un levantamiento en el suelo de tu hogar, la aseguradora arregla la parte del suelo que se ha visto afectado, pero la totalidad de la superficie no queda estéticamente uniforme. ¿Se puede reclamar que la aseguradora arregle la totalidad de la superficie por motivos meramente estéticos? Aquí es donde resulta interesante la aplicación de la cobertura por daños estéticos.

¿Qué es el la cobertura por daños estéticos?

El daño estético hace referencia a los gastos necesarios para restablecer la composición estética de los elementos dañados durante el siniestro; de esta forma, en el caso de que hubiese la imposibilidad de reemplazarlos con materiales o bienes idénticos a los existentes, se estipula que se utilizarán materiales que tengan una calidad similar. Por tanto el objetivo de la cobertura por daños estéticos es mantener el diseño o la imagen anterior al siniestro.

Volviendo al ejemplo inicial, al no tener incluida la cobertura por daños estéticos, la aseguradora únicamente está obligada a arreglar la parte que se ha visto afectada. En estas situaciones, gracias a esta cobertura, si al hacer la reparación no queda toda la superficie igualada o existe un contraste de color, deberán cambiar la totalidad de la superficie.

¿Por qué es importante tener en cuenta los daños estéticos?

Porque no tenemos que hacer frente al pago de la reparación completa cuando está incluida una póliza que nos lo cubre. En caso de tener un daño estético cubierto por el seguro de hogar la compañía deberá pagar, hasta el límite establecido en póliza.

Muchas veces el desconocimientos nos hace pagar los servicios que están incluidos en nuestra póliza. Por ello, siempre hacemos hincapié en la importancia de contratar los servicios de profesionales que se dedican a reclamar a las aseguradoras las indemnizaciones pertinentes.

Limitaciones a tener en cuenta

1- Verifica que tu póliza incluye la cobertura de daños estéticos tanto para el contenido como para el continente. Esto es importante ya que, ante cualquier imprevisto que pueda ocurrir, estarás cubierto.

2- Es importante determinar la cuantía máxima que tienes contratada para asegurar que la indemnización será completa en caso de que la necesites. Nosotros recomendamos que dicha cuantía varíe entre 1.500€ y 2.500€, aunque, como siempre, habrá que analizar cada caso de forma particular.

3- Como en cualquier tipo de póliza, es esencial saber cuáles son las exclusiones para evitar todo tipo de sorpresas desagradables.

¿En qué casos no se puede aplicar?

Esta cobertura únicamente se aplica al asegurado, es decir, que en caso de que el daño estético lo ocasiones tú a un tercero, la cobertura no se le aplicará a él.

Es decir, tu seguro de hogar cubrirá los daños ocasionados a través de la Responsabilidad Civil, pero la compañía solo está obligada a reparar la avería, no el daño estético que se derive de ella.

Si no estás de acuerdo con la solución que te ofrece tu aseguradora o consideras que estás siendo víctima de una injusticia, ponte en contacto con nosotros, analizaremos tu caso y te informaremos de si tienes derecho a reclamar.

A continuación, os dejamos el vídeo que hemos subido a nuestras redes sociales (Facebook, Linkedin y YouTube) donde resumimos esta casuística.