CASO REAL: “¿Quién se va a hacer cargo de esto?” – Humedades en el hogar

CASO REAL: “¿Quién se va a hacer cargo de esto?” – Humedades en el hogar

La protagonista del caso real de hoy es María, una mujer que llevaba años peleándose con las humedades que aparecieron en su casa hasta que decidió contratar a Compensator para solucionar su problema y exigir responsabilidad.

¡Sigue la historia!

Humedades que no desaparecen

En su momento, cuando las humedades aparecieron, María dio parte a su seguro de hogar para buscar solución. El seguro envió a un perito que valoró los daños en 640€. Lo equivalente al gasto de repintar las paredes.

Pero a pesar de esto, las humedades no desaparecieron, y al año siguiente María se vio obligada a dar parte por segunda vez a la aseguradora.

Para su sorpresa, obtuvo la siguiente respuesta:

“Lo sentimos pero ya hemos abonado los gastos derivados de estas humedades una vez. Si han vuelto a aparecer es problema de la Comunidad, por lo que no ofreceremos respuesta en esta ocasión”.

La respuesta de la Comunidad

Tal y como los del seguro le recomendaron, María se puso en contacto con la comunidad de vecinos para pedir una solución. Después de meses insistiendo, la Comunidad le comunicó que ya habían acometido una impermeabilización y que ahora le tocaba a ella pintar por su cuenta.

Muy a su pesar, María decidió volver a pintar sobre las humedades y limpiar ella misma, esperando que esta vez las humedades no volvieran a aparecer.

¿Adivinas qué pasó después?

Las humedades no desaparecieron, y la pesadilla volvió a empezar. De nuevo tuvo que contactar con la Comunidad a través del Gestor de Comunidades y, lejos de hacerse cargo, la vuelven a ignorar.

¿Cómo actuó Compensator?

Desesperada, María decidió contratar los servicios de Compensator. Llegó a nuestra oficina, nos contó su historia, y supimos que lo primero que debíamos hacer era tratar de contactar con la Comunidad para solucionar el problema amistosamente.

Sin embargo, tanto la Comunidad como el Gestor ignoraron completamente nuestro intento.

Quedando imposibilitada esta opción, decidimos acudir a la justicia. Gracias a nuestra defensa legal, la Comunidad fue obligada por sentencia a realizar las obras necesarias hasta conseguir la impermeabilidad total y abonar el daño causado a María.

¡Se acabó el problema después de tres años!

Conclusión

Esta es tan solo una historia de todas las que aparecen en nuestras oficinas cada mes. Desde accidentes de tráfico hasta lesiones inesperadas. Cosas que los clientes jamás pensaron que les ocurrirían y que en muchas ocasiones suponen un problema real en sus vidas.

En Compensator creemos que estas compensaciones son cuestión de justicia, y defendemos los intereses de los asegurados frente a cualquier compañía.

¡Confía en Compensator!



Abrir chat