Defensa jurídica

Nuestro cliente tiene un vehículo que le gusta conservar impecable, por ello, desde que lo compró lo tiene asegurado con la cobertura de daños propios, conocida por “todo riesgo”. Un día, cuando sale del restaurante se encuentra con su vehículo lleno de rayazos, por lo que acude a la Policía para presentar denuncia.

Contratamos los seguros porque queremos estar protegidos de cualquier revés que podamos sufrir. No obstante, a veces nos encontramos con situaciones que ponen a prueba nuestra resistencia física y mental. Muchos seguros se lavan las manos cuando los asegurados reclaman algún servicio que se encuentra en su póliza y ahí es donde entra Compensator. A continuación, os presentamos un caso real: nuestra clienta, Ana, contactó con nosotros para luchar contra la indiferencia sufrida por varias aseguradoras después de sufrir un accidente de tráfico y, junto a ella, vamos a reclamar la justicia que creemos que se merece.