¿PUEDO RECLAMAR HUMEDADES AL SEGURO DE HOGAR?

Reclamar humedades al seguro de hogar

¿PUEDO RECLAMAR HUMEDADES AL SEGURO DE HOGAR?

En pleno invierno aumenta la frecuencia de humedades en las viviendas. En principio no debería haber ningún problema ya que el seguro se encarga de solucionarlo, pero dependiendo del tipo de humedad, el seguro responderá de una manera o de otra.

Tipos de humedades en pisos y casas

Antes de reclamar humedades al seguro de hogar, debemos tener clara la causa que la ha originado. Enumeramos los motivos más frecuentes de la aparición de este tipo de daños.

Humedad por rotura de instalaciones

Acciones cotidianas como no cerrar el grifo o la llave de paso correctamente pueden estar detrás de este tipo de humedades. Debido a que este tipo de accidentes ocurren con relativa frecuencia, lo recomendable es incluir una cláusula en la póliza para la cobertura de daños por agua que cubriría todos los gastos de reparación: fontanero, albañil, pintor, electricista… Este tipo de seguro de hogar ofrece una cobertura total ante los daños causados por el agua y, por tanto, se hace cargo de los gastos de localización y reparación.

Humedades por condensación

Este tipo de humedades tiene lugar cuando existe una diferencia entre el interior y el exterior de la vivienda. Es un tipo de humedad bastante frecuente en invierno, cuando fuera de la vivienda hace mucho frío y el propietario pone la calefacción muy alta. Este contraste es el responsable de las gotitas de agua que se ven en los cristales y que se van filtrando en las paredes del edificio.

Si las filtraciones se producen por un defecto de construcción, que no está correctamente aislada, el seguro de la comunidad deberá hacer frente a los gastos de reparación. Si por el contrario, el propietario que no ventiló adecuadamente la estancia, él será el responsable de hacerse cargo de los gastos.

Humedades por capilaridad en sótanos y bajos

Este tipo de humedades es frecuente en edificios construidos sobre suelos muy húmedos o bajo el paso de aguas subterráneas. De esta manera, el agua penetra a través de los poros de los materiales y se visibiliza en forma de manchas en el suelo de los garajes o bajos de las viviendas y que genera moho, hongos y otros agentes tóxicos.

Si te encuentras en este caso, tranquilo. Lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con el administrador de la finca y explicarle la situación. Lo habitual es que éste llame a un perito para que confirma la capilaridad como causa de las humedades y en caso afirmativo, la comunidad se hará cargo de los gastos de obra.

Humedades por filtración

O lo que es lo mismo, las goteras que surgen en los techos de los edificios provocadas por la lluvia o la nieve. Esto está considerado por los seguros como daños meteorológicos y tienen un tratamiento diferente.

Cuando las goteras surgen como consecuencia de un mal mantenimiento de la vivienda, es responsabilidad de los propietarios reparar los desperfectos con su propio dinero.

*Como casos excepcionales es importante aclarar que existe una cobertura legal de daños por fenómenos meteorológicos. Para empezar, en lo que se refiere a la lluvia, la Agencia Estatal de Meteorología tiene que haber registrado un volumen de precipitaciones mínimo para que la aseguradora se haga cargo.

Por último, en las zonas con graves inundaciones donde el Estado las declara como catastróficas, nos encontramos ante riesgos extraordinarios. Para que el Consorcio de Compensación de Seguros se haga cargo de la reparación de la vivienda, ésta deberá estar suscrita a una póliza de hogar.

Si estás pasando por una situación similar, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¡CONTÁCTANOS!