Caso Real: Franquicia por vandalismo

Caso Real: Franquicia por vandalismo

Cuando tenemos un vehículo asegurado por daños propios, es decir, A TODO RIESGO, lo que tenemos es una franquicia.

¿Qué significa tener una franquicia?

Por ejemplo, si yo tengo un golpe en una puerta y hay que poner una puerta nueva que cuesta 1.000€, si yo tengo una franquicia de 300€, la compañía me debería abonar los 700€ restantes. ¿Qué pasa si tengo 2 puertas golpeadas en 2 circunstancias diferentes? Lo normal es que la compañía aplique 2 franquicias, valorando el precio total salvo 2 franquicias.

Sin embargo, en Compensator nos estamos encontrando con varios casos semanales de clientes, cuyos coches son víctimas de actos vandálicos y cuando su aseguradora valora los daños, le informa que debe pagar 3 o 4 franquicias, lo que no es correcto. Es decir, como cliente sólo debo pagar cuando es un solo hecho el que provoca el daño.

¿Qué están alegando las compañías aseguradoras?

a) Los daños para ellas no corresponden con los que el cliente demandan.

b) Previamente el coche ya tenía algún desperfecto, por mínimo que fuera.

Caso Real

Nuestro cliente tiene un Honda Civic de 6-7 años, totalmente impecable, cuando un día saliendo de un restaurante descubre que se lo han rallado. Directamente se va a la policía y da el parte correspondiente.

Luego va a Linea Directa, le pasa el atestado y solicita que vaya un perito a valorar los daños causados a su vehículo.  La aseguradora lo manda a un taller concertado y tras una evaluación pericial, el taller llama a nuestro cliente y le informa que efectivamente el perito ha pasado por el taller, ha evaluado los daños y le corresponde pagar 4 franquicias, es decir, 1.200€.

Nuestro cliente, sorprendido por la gran cuantía que tiene que pagar, pregunta cuánto cuesta la reparación. Su sorpresa viene cuando analizando la peritación de su coche, descubre que la reparación consiste únicamente en pintar el coche, sin levantar molduras ni nada.

El cliente, desconforme con la decisión de su aseguradora, se pone en contacto con nosotros, alegando que se debe desmontar parte del vehículo para que éste quede en perfecto estado, tal y como estaba antes del rallazo.

Lo lleva a otro taller, pero la compañía le informa que no va a volver a realizar otra peritación, que los daños ya han sido valorados y que se le indemnizará en función de lo peritado previamente.

Desde Compensator presentamos una demanda porque la compañía de seguros, a pesar de que le requerimos en 3 ocasiones, que volviera a enviar un perito para re-evaluar los daños causados como un solo hecho, no obtuvimos respuesta.

Finalmente, obtuvimos una sentencia favorable, alegando que:
a) Los hechos son uno y como tal, solo se debería aplicar una franquicia.

b) Es poco ético que la valoración se realice en base a unos precios no establecidos por el taller e intente poner unos precios que no son los del mercado. En este caso, la compañía pagaba 20€ la mano de obra y fue a un taller donde la mano de obra era de casi 43€.

¿Qué hacer en estos casos?

a) Ser consciente que se trata de una práctica poco ética por parte de las aseguradoras y que estás en tu derecho de reclamar.

b) Si no estás conforme con la decisión de tu aseguradora y consideras que estás siendo víctima de una injusticia, ponte en contacto con nosotros, analizaremos tu caso y te informaremos si tienes derecho a reclamar.

A continuación, os dejamos el vídeo que hemos subido a nuestras redes sociales (Facebook, Linkedin y YouTube) donde resumimos esta casuística.



Abrir chat