¿Porqué las aseguradoras consideran algunos talleres “conflictivos”?

¿Porqué las aseguradoras consideran algunos talleres “conflictivos”?

En los últimos años, los talleres han sido criminalizados por parte de las aseguradoras, que los acusan de encarecer sus servicios, de tener unos precios elevados y de inflar las reparaciones.

¿Cuándo un taller es considerado “conflictivo” por las aseguradoras?

La realidad es que cualquier taller que quiera defender los intereses de su cliente, querrá hacer las cosas bien, por ejemplo, sustituir piezas del vehículo en vez de únicamente repararlas. Claro, cambiar una pieza es más caro que simplemente arreglarla, lo que supone un mayor gasto para las aseguradoras. Por ello, le suelen recomendar al cliente que abandone ese taller manteniendo que se trata de un “taller conflictivo”.

El “convenio” al que llegan muchas aseguradoras consiste en pagarle a sus clientes el coste de la mano de obra muy por debajo de lo que te cobraría el taller en condiciones normales. Pero, ¿cómo puede ser rentable para el taller cobrar la hora más barata? Pues si el coste normal de la mano de obra es, por ejemplo, de 40€/h, la aseguradora le pide que la cobre a 20€/h, garantizándole que, a cambio,  le va a mandar a todos sus clientes. Claro, al taller a final de mes le compensa y no solo a nivel económico, sino también por el prestigio y la buena reputación que le aporta la aseguradora, calificándolo como un “taller de confianza”, mientras que al asegurado lo están estafando.

Al final, esa buena reputación no viene dada por la profesionalidad del taller o porque usen los mejores productos, a la aseguradora solo le interesa minimizar los costes de las reparaciones de los clientes. Es importante que se sepa que cuando una asegurado califica a un taller como “conflictivo”, lo único que ha hecho el taller para recibir ese calificativo es velar por los intereses de sus clientes.

¿Qué pasa si te niegas a retirar el coche de ese taller “conflictivo”?

No debemos olvidar que tenemos el derecho de elegir el taller en el que queramos que arreglen nuestro vehículo, y la aseguradora no tiene potestad en esa decisión.

Si la aseguradora te “recomienda” retirar tu vehículo de cierto taller, para empezar te recomendamos que mantengas tu vehículo en ese taller y que exijas la reparación in situ. Ten en cuenta que cuando eres el perjudicado y no estas de acuerdo en la valoración de los daños en tu compañía, la puedes obviar y encargar un informe pericial independiente y contratar a alguien externo que te defienda. Esto es debido a que dentro de la póliza existe una cobertura de defensa jurídica para poder defenderte de los convenios de las compañías de seguros y poder tener, así, una reparación de calidad.

Si no estás conforme con la decisión de tu aseguradora y consideras que estás siendo víctima de una injusticia, ponte en contacto con nosotros.

A continuación, os dejamos el vídeo que hemos subido a nuestras redes sociales (Facebook, Linkedin y YouTube) donde resumimos esta casuística.