Prácticas poco éticas de las aseguradoras cuando te roban el coche

Prácticas poco éticas de las aseguradoras cuando te roban el coche

Siempre estamos hablando de las coberturas de los seguros en caso de accidente o desperfectos en tu coche, pero, ¿qué pasa si te roban el coche?

Situación actual en España

A pesar de que en los últimos años, el número de robos de vehículos ha descendido considerablemente, en en 2018, la cifra se situaba en 370 vehículos robados cada día.

Evolución número de coches robados en España (2011-2018)

Fuente: UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradoras)

Como datos a tener en cuenta, los 5 coches más robados en España son el Seat Ibiza, el Volkswagen Golf, el Seat León, el Citröen Xsara y el BMW Serie 3. Mientras que las 5 ciudades españolas donde más robos se producen son Madrid (25%), Barcelona (17%), Málaga (14%), Alicante (10%) y Valencia (7%).

En principio casi todo el mundo debería estar tranquilo si le roban el coche, ya que es una prestación que la mayoría de las pólizas contemplan. Sin embargo, en los momentos de crisis como los que estamos viviendo actualmente es cuando las aseguradoras quieren ganar más.

Prácticas poco éticas de las aseguradoras

Existen dos métodos que son usados frecuentemente por las aseguradoras para no hacerse cargo de la cobertura por robo:

a) Rechazan la cobertura de robo con pretextos como “que los hechos verificados por nuestros técnicos no coinciden con la versión del asegurado” o incluso solicitar al asegurado que remita la factura de compra, cuando la venta entre particulares impide tener factura.

b) Infravaloran el vehículo a través de informes periciales que aplican su propio método, favoreciendo a las aseguradoras, las cuales indemnizan un vehículo que en el mercado cuesta 20.000€ con 12.000€.

Lo grave de los rechazos del primer método es que, lo que no dicen es que han clasificado al asegurado como un fraude. De esta manera consiguen no pagar la indemnización pertinente y aumentar las estadísticas de fraude en España, todo ello sin tener que demostrarlo en sede judicial.

Si una aseguradora no abona la indemnización a su asegurado, no es de recibo que con un texto de menos de 10 palabras puedan eludir la responsabilidad de hacer frente a una cobertura sin consecuencias. Esto deja al asegurado con una indefensión manifiesta, donde su única opción es recurrir a profesionales que defiendan su derecho.

Desde Compensator te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros, analizaremos tu caso y te informaremos si tienes derecho a reclamar.